Mariposa

Mariposa

La mariposa es considerada el símbolo de la transformación. Entre otros, simboliza la felicidad, la belleza, la inconstancia, la efímera naturaleza y la renovación.

Metamorfosis de las mariposas

La metamorfosis de las mariposas se simboliza como: la crisálida es el huevo que contiene la potencialidad del ser. La mariposa que sale de ella es un símbolo de la resurrección o puede representar la salida de la tumba.

Las etapas de este insecto (oruga, crisálida y mariposa) significan respectivamente la vida, la muerte y la resurrección, es decir, la metamorfosis cristiana.

Los colores de las mariposas

Mariposa azul

Se refiere a la metamorfosis, por lo tanto, de la transformación que el ser humano atraviesa a lo largo de la vida, no sólo física (crecimiento), sino también social (cambio de trabajo, matrimonio, nacimiento de un hijo, entre otros). La mariposa azul es considerada por muchos como la mariposa de la suerte.

Mariposas de colores

Las mariposas de color son mensajeras de la alegría y la felicidad.

Mariposas Negras

Son mensajeros de la muerte y también tienen el significado del alma de un niño que murió sin haber recibido el bautismo o simboliza una bruja reencarnada.

Mariposa amarilla

Simboliza una nueva vida, en una analogía con las flores de primavera, cuyo color predominante es el amarillo.

Mariposa blanca

Por una vez, la mariposa blanca simboliza la serenidad, la calma, la paz.

La mariposa y el espiritismo

Como la mariposa es una referencia de renovación, para los espiritistas simboliza la reencarnación. La reencarnación es el regreso del alma a otro cuerpo, a una nueva vida.

La mariposa es el alma que deja a una persona que muere y se libera (la salida del capullo). Va a otra persona en una oportunidad para rehacer la historia de su vida con más experiencia. Es un proceso de desarrollo o progresión del alma.

Otras simbologías de la mariposa

La mariposa es el símbolo del renacimiento para el psicoanálisis moderno, que se representa con alas de mariposa.

En la mitología griega, la personificación del alma está representada por una mujer con alas de mariposa. De acuerdo con las creencias populares griegas, cuando alguien moría, el espíritu dejaba el cuerpo en forma de mariposa.

En Japón, la mariposa es el símbolo de la geisha y representa la figura femenina (mujer), ya que se asocia con la ligereza, la bondad y la gracia.

La felicidad matrimonial está simbolizada por dos mariposas (masculina y femenina) y a menudo su figura se utiliza en las bodas.

Todavía se les ve como espíritus viajeros, y cuando aparecen anuncian una visita o la muerte de una persona cercana.

En el mundo sino-vietnamita la mariposa expresa longevidad o se asocia con el crisantemo. El crisantemo simboliza el otoño, es decir, la renovación, ya que en otoño caen las hojas.

Para los aztecas y los mayas, la mariposa simbolizaba al dios del fuego Xiutecutli (también conocido como Huehueteotl). Este dios llevaba como emblema una coraza llamada “mariposa de obsidiana”, que simbolizaba el alma o el aliento vital que se escapa de la boca del moribundo.

La mariposa en medio de las flores representa el alma del guerrero muerto en el campo de batalla.

Los Balubas y los Luluas de Kasai, del centro de Zaire, también asocian la mariposa con el alma. Para ellos, el hombre sigue el ciclo de la mariposa desde su nacimiento hasta su muerte.

La infancia se asocia con una pequeña oruga. En la madurez, una gran oruga se convierte en una crisálida a medida que envejece. El capullo es la tumba de la que emerge su alma, cuya forma es la de una mariposa.

Además, su tumba estaría asociada al capullo, de donde saldrá el alma en forma de mariposa. Finalmente, los iraníes y algunos turcos de Asia Central creen que los muertos pueden aparecer por la noche en forma de mariposa.

En la mitología irlandesa, la mariposa simboliza el alma liberada de su envoltura carnal, al igual que en el simbolismo cristiano.

El cuento Corte de Etain cuenta la historia del Dios Mitra que se casa por segunda vez con la diosa Etain, y por celos, su primera esposa, la convierte en un charco de agua. Después de un tiempo, el charco da vida a una oruga que se convierte en una hermosa mariposa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *